Ideagoras, contribuyendo al cambio de las empresas en la comunicación

La gestión del cambio y la transformación son dos temas candentes en la actualidad. Existen empresas que trabajan de manera constante para facilitar esta transición a las grandes marcas. Ideagoras es uno de esos proyectos que merece la pena seguir porque  desde hace apenas una década trabajan en el contexto de la nueva economía digital con la misión de ayudar a los clientes a gestionar el cambio en la forma de construir marca: de la antigua lógica de la interrupción en la comunicación promocional a la de la invitación, de los mensajes unidireccionales e irrelevantes a fomentar y ser parte de las conversaciones online de las comunidades, corresponsables a partir de ahora del carácter de marca a través de su expresión en los medios sociales. Ideagoras reta al mercado a cambiar el paradigma de la comunicación abrazando el Branding de la Colaboración a través de la generación de Advocates Digitales y Word of Mouth en la Red.

Tal importante misión parte de la fundación de la empresa de la mano de Ángel González, publicista con 35 años de experiencia profesional. A lo largo de la primera fase de su trayectoria desempeñó distintos roles y responsabilidades en el área de servicios al cliente de agencias de publicidad multinacionales. Llegó a ser director general y co-Presidente de la subsidiaria en España de uno de los principales Grupos de Comunicación, etapa de 9 años de “gestión del cambio” de dicha organización. En 2009 decide emprender y constituye Ideagoras, una agencia española de social media marketing que presta servicio en nuestro país y que desarrolla también proyectos internacionales para clientes en USA, Alemania, Reino Unido y Bélgica. Ángel se define a si mismo como una persona curiosa, inquieta y soñadora.

Ideagoras nace como un propio, sin inversores externos, muy a la vieja usanza. ¿Cómo de difícil ha sido el camino hasta llegar aquí desde 2009? ¿Es posible fundar una agencia sin acudir a inversión externa a día de hoy o los tiempos han cambiado muy rápido en los últimos años?

En 2009 España ya estaba afectada por la crisis económica, sobre la que en paralelo se proyectaba otra crisis de modelo de negocio en todos los sectores debido a la emergencia de una revolución silenciosa: la de la economía digital. Al amparo de esa nueva economía colaborativa surge la idea de apostar por una manera distinta de construir marca facilitando a estas ecosistemas de encuentro en la Web Social para que sus audiencias nunca más pasivas vivieran el sentido de comunidad y conversaran libremente en la Red; el objetivo era y es la interacción con la marca, con sus contenidos y finalmente el advocacy branding.

Esta visión hace casi 10 años era una propuesta de valor conceptual, con muy pocos referentes o casi ninguno en el caso de nuestro país y mucho menos en el sector de la salud. Es decir, Ideagoras era más una ensoñación que además desafiaba al establishment, a la forma en la que siempre se habían hecho las cosas. Incredulidad y miedo al cambio. No era el momento de ir a buscar financiación externa y si de dedicar todos los esfuerzos a reinventarse, a conocer, conectar y a evangelizar con una paciencia infinita. Recuerdo encontrarme al año de emprender con un business angel muy conocido: “la idea es genial, especialmente si el foco es un sector tan tradicional como el de la salud…pero para involucrarme querría ver ya clientes.”. Claro, así sobre seguro cualquiera.

De todos modos, haber contado con inversión externa en cualquiera de sus formas hubiera sido un error por cuanto que la empresa habría sido fiscalizada desde el minuto uno, hubiéramos perdido libertad, flexibilidad y autonomía de gestión. El tiempo, la perserverancia, la continua ensoñación, el cribado radical de lo que queríamos y lo que no queríamos (incluyendo algunos clientes) nos ha ido dando la razón.

Ángel González, fundador y CEO de Ideagoras

Ángel González, fundador y CEO de Ideagoras

¿Cuáles han sido los momentos de pivotaje de Ideagoras, si los ha habido, durante sus casi diez años de historia?

Yo los resumiría en los siguientes:

  • Primero los del profundo sembrado de los fundamentos intelectuales de la agencia, incluyendo nuestra reinvención profesional y el networking global – nuestros stakeholders –  que conseguimos y seguimos consiguiendo gracias a la magia de la Web Social. Aquí sí quiero reconocer y destacar el apoyo incondicional que durante los primeros seis años tuvimos del Centro de Innovación del BBVA, que nos ayudó a patrocinar nuestras conferencias anuales sobre innovación y social media. Dentro de estos fundamentos subrayo que cuando consideramos el término competir es para hacerlo con nosotros mismos. Competir con otros es de perdedores. 
  • El segundo hito tiene que ver con la asignación hace siete años de una cuenta global. La agencia se posicionó desde el inicio con una empresa con vocación internacional y con capacidades para aportar valor en un mundo, el de la economía digital, ya sin fronteras. Estamos hablando de una de las top 20 compañías del Fortune 500. Y a la confianza recibida por esa corporación con sede en USA se le ha ido poco a poco sumando la de empresas a las que servimos en Reino Unido, Alemania y Bélgica.
  • El tercer momento tiene que ver con haber hecho frente a los retos de la gestión del crecimiento de la compañía: clientes, equipo, colaboradores, etc. En todo este tiempo, y particularmente en los dos últimos años, hemos sido firmes en nuestros principios y resilientes frente a cualquier tipo de adversidad. Creemos en nosotros y los pilares de Ideagoras son mucho más sólidos que cualquier tipo de elemento efímero. Al contrario, hemos salido más fuertes que cualquier embate relacionado con el principio de la “selección adaptativa de Darwin”. Hemos sido agentes activos del cambio y hemos contribuido, igual que otras organizaciones, a crear una nueva categoría de servicios que jamás antes habían existido.
  • Y el último es en el que estamos. El cambio ya es acelerado, el aprendizaje tiene que ser constante y el modelo de negocio debe ir evolucionando. Las nuevas tecnologías exponenciales están ya ahí y el social media o el marketing experiencial ya convergen con ella: la inteligencia artificial, la realidad aumentada, la realidad virtual, etc. Es el camino que ya estamos recorriendo para labrar el horizonte de Ideagoras cara a los próximos 15 – 20 años, el horizonte de la Singularidad Tecnológica.

Una de vuestras líneas de negocio es la conversación cara a cara y privada con el usuario a través de servicios como Facebook Chat. ¿Qué diferencias existen con respecto a la conversación global en redes sociales y que beneficio aporta a las marcas estar presente en estos canales?

Ya desde 2016, de acuerdo con Business Insider y otras fuentes, el mayor volumen de conversación social no está en las redes sociales abiertas como Twitter, Facebook, LinkedIn, etc. sino en canales de conversación uno a uno como WhatsApp, WeChat, Telegram, etc. 

Hay que compatibilizar la co-creación de marca social en redes abiertas – las tradicionales – con estas redes. La inteligencia artificial permite la elaboración de chat bots para FB Messenger e interfaces de conversación de voz con Google Home, entre otras. Puedes establecer conexiones uno a uno a través de Facebook Spaces con Oculus Rift y de Facebook 360 con Oculus Go. Puedes hablar y conversar con los miembros de tus comunidades uno a uno a través de WhatsApp. Es apasionante y el beneficio es la profundización aún más en la humanización de las marcas. Marcas que te llaman por tu nombre, que van aprendiendo de tus conversaciones, que te van conociendo y te van ayudando a resolver problemas cotidianos. Es apasionante. Para las marcas, además del vínculo emocional…están los reportes de inteligencia, big data y estrategia

Otra de vuestras ramas de negocio es la analítica del usuario/consumidor. ¿Comienzan a aceptar las marcas la importancia que tiene para los proyectos trabajar en escuchar al público?

Como dijeron los visionarios del Manifiesto Cluetrain del año 1999 “Los Mercados son Conversaciones”. El Social Media Listening no es que sea sólo una de nuestras fuentes de negocio, es que es el punto de partida y la piedra angular recurrente a lo largo de la implementación de nuestras acciones de social media marketing. Disponemos de distintas herramientas de software, cada vez más sofisticadas, para identificar volumen de conversación, distribución de la misma por tipos de redes sociales, estacionalidad de la misma, líderes y generadores de opinión en las conversaciones, los hubs de conversadores que se crean, el estilo de narrativa social que se utiliza, los contenidos y el tipo (texto, gráfico, vídeo, URLs) que más se comparte, etc. Es inteligencia que utilizamos para articular estrategias para las marcas y clientes con los que trabajamos y para validarlas, evolucionarlas o ajustarlas.

Yo creo que hay muchas marcas que adolecen de lo que adolecemos los humanos en muchas ocasiones: oímos pero no escuchamos. Y eso es un grave error para esas marcas: porque sólo hablan de su libro, lo hacen como si de un canal unidireccional más se tratara, no se integran en dichas conversaciones como un blogger más, no generan interacciones, sino ruido e interrupción. Y lo que es peor, ensucian el ecosistema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas